Malas prácticas bancarias

La Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal de 15/1999 de 13 de diciembre, indica que los organismos privados y públicos han de garantizar el derecho a la protección de los datos de carácter personal. El departamento encargado de garantizar este derecho, debe aplicar las medidas para velar por el cumplimiento de la Ley en su empresa.

 Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal

Posteriormente con el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre se realiza un mejora de la Ley Orgánica de Protección de Datos, en este Real decreto se desarrollan los principios de la ley, las medidas de seguridad a seguir, para cualquier tipo de fichero que almacene información sobre datos personales, ya sean ficheros informáticos u otros ficheros de otro tipo.

 

La Ley Orgánica de Protección de datos, reconoce a todos las personas la posibilidad de examinar sus datos personales, la capacidad para disponer de ellos y decidir sobre ellos.

 

Como ha quedado claro, ninguna entidad ya sea pública o privada puede hacer uso de los datos personales que poseen, es más deben velar por la protección de los mismos ya que se exponen a una posible y cuantiosa multa, una falta leve podría consistir en una sanción de 60.000€, por parte de Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

 

Todo esto que les hemos contado es para informales que su banco o caja donde tiene domiciliado el pago se sus recibos, sobre todo los recibos de seguros, ya sea de coche, hogar, vida…no pueden hacer uso de esa información para hacerles una oferta sobre el seguro que se les acaba de cargar en cuenta, pues estarían realizando un mal uso de estos datos y estarían incumpliendo la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal.

 

El pasado año la Asociación Española de Corredurías de Seguros (ADECOSE) realizo una consulta a la Agencia Española de Protección de Datos, sobre este tema: “el mal uso de los datos personales de los clientes de las entidades bancarias”.

 

En la respuesta de la Agencia, que es totalmente rotunda sobre la imposibilidad del uso de estos datos, sin el expreso consentimiento del “dueño de los datos”:

 

“Los datos objeto del tratamiento solo podrán ser comunicados a un tercero para el cumplimiento de fines directamente relacionados  con las funciones legitimas del cedente y del cesionario con el previo consentimiento”.

 

Como era de esperar la Asociación Española de Banca (AEB),  ha negado rotundamente que se estén llevando a cabo estas prácticas, y que si se hubiesen dado seria de forma puntual y no apoyan esta práctica.

Categoría Seguros en general.

Deja un comentario